Mabel Katz

Honremos a nuestros niños

Mabel Katz niños

No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en que trata a sus hijos.” — Nelson Mandela

El Día Universal del Niño fue establecido en 1954 por la Organización de las Naciones Unidas y se celebra en noviembre de cada año para promover la unión internacional, la concientización y la mejora del bienestar de todos los niños.

Es un día hermoso y simbólico que deberíamos acoger con el corazón abierto. Es un llamado a la acción a todos nosotros para celebrar a nuestros hijos, desarrollar su confianza, nutrir sus espíritus y permitirles convertir los momentos más oscuros de nuestro mundo y los desafíos más profundos, en luz y esperanza.

No se equivoquen al respecto; nuestros hijos son embajadores y la luz para un mañana mejor. Tienen el futuro en sus manos.

Como adultos, nuestro trabajo es mantener sus luces encendidas para que puedan darse cuenta de su potencial y llegar a ser lo que deben llegar a ser, deseamos que al servicio de un mundo mejor.

¿Cómo lo hacemos?

Bueno, por supuesto, los alimentamos y nutrimos, los protegemos, los educamos y les enseñamos la diferencia entre el bien del mal. Pero, más que eso, necesitamos amarlos y permitirles ser quienes son: inocentes, juguetones, ilimitados y libres de miedo. Tenemos que dejarlos volar, no como nosotros creemos que deberían volar, sino como sus corazones quieren que vuelen.

Y al hacerlo, esperamos elevarnos nosotros también. Porque aquí está el gran secreto acerca de los niños, algo que a menudo olvidamos: nuestros hijos también son nuestros mejores maestros.

Los niños a menudo están más cerca de Dios y de la verdad que nosotros. Llegan a la vida con un corazón inocente y confían en su sabiduría. Saben amar y perdonar fácilmente. Cuando dos niños tienen un problema, cinco minutos después, están otra vez jugando juntos. Dejaron de lado su conflicto, comienzan de nuevo y pasan a la importante tarea del día: ¡jugar y disfrutar de la vida! Cuando perdonas fácilmente (como lo hacen los niños), vuelves a Zero Frequency® fácilmente. Y cuando estamos en Zero, todo es posible. En Zero, somos niños de nuevo; estamos más abiertos, flexibles y curiosos, y no tenemos resentimientos, preocupaciones y expectativas.

Pero, si queremos aprender de nuestros hijos, debemos dejar a un lado nuestro ego y las trampas mentales que nos permiten creer falsamente que sabemos más que ellos. Debemos observarlos y recordar que lo que vemos es lo que somos. Simplemente lo hemos olvidado.

En última instancia, el mundo de un niño es mágico porque no hay resistencia a la vida, no teme la muerte, no hay obsesión por los detalles, no se preocupa por el pasado o el futuro. Sólo existe el momento presente, que es la fuente de toda nuestra alegría, amor y sabiduría. Este es el regalo de los niños. ¡Es su lección para todos nosotros!

Y si realmente queremos honrar a nuestros hijos, no podría encontrar mejor manera que honrar y dar la bienvenida al niño dentro de todos nosotros.

Mabel Katz

Difunde la paz y el amor

*PRÓXIMOS EVENTOS PRESENCIALES

Últimos productos

Curso gratuito de Ho'oponopono

Más popular

Noticias de Ho'oponopono

Suscríbete ahora para recibir inspiración, consejos y 6 regalos GRATIS que te ayudarán a mejorar tu vida.

 

Sígueme y conéctate conmigo
en las redes

flor de lis gris separador hooponopono

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Respetamos tu privacidad. Tus datos se almacenarán de forma segura y no se venderán, alquilarán ni compartirán de ninguna manera. Para mas información clic aquí.